Posted in SuperArtistaUncategorized

Hayao Miyazaki: la experiencia de las emociones.

“Crear animación significa crear un mundo ficticio. Ese mundo elivia el espíritu de aquellos que se han desanimado y agotado lidiar con los bordes afilados de la realidad.”

-Hayao Miyazaki.

Cuando se trata de historias, Hayao Miyazaki sabe que lo esencial está en las emociones. Este es el sello que se puede encontrar en sus películas. Es fácil abrir un debate si ponemos nuestros ojos en sus animaciones, estilo o producción o si éstas son o no las mejores o las más originales. Hayao estuvo impresionado y maravillado por la técnica de animación de Disney, el movimiento natural de los personajes, así como lo fantástico de las formas y las caricaturas, lo inspiraron en mirar más allá al momento de crear sus propias películas. Pese a lo popular de la industria, había un vacío que no lo contentaba, era el trabajo emocional que se omitía en estas producciones, eran superficiales y simplistas: la niña enamorada, el héroe estoico, los fieles amigos y los villanos perversos. Eran etiquetas que no reflejan la vida como la conocemos si no una vida replanteada que no se relaciona con nosotros.

Hayao da un tour por un océano profundo de complejas emociones y que todos podemos identificar y sin problemas, independiente si esta emoción está reflejada en una niña de diez años que pierde de vista a sus padres, un ingeniero en aviones que sueña con mejorar la calidad de vida de la gente o un espíritu oscuro que no deja de seguirte. El sello de sus películas encarna algo que la tecnología nos dificulta entender de la realidad que está más allá de nuestras manos: la contemplación. Miyazaki es un fiel practicante de un tipo de meditación llamada Ma, que en pocas palabras es la contemplación de lo que te rodea, en el lugar y momento en el que estés. Es un llamado a recordar que estás vivo y que esto es maravilloso. Día a día suceden cosas increíbles en breves momentos; aves que intentan mantener el equilibrio en los cables, el agua que salta desde una baldosa suelta por la calle, gente que puedes observar desde las alturas por la ventana de un edificio o la pareja que todos los días riega sus plantas en el departamento frente a tu oficina. Son momentos que puedes guardar en tu memoria como fotografías en una caja de zapatillas, sin principio o desenlace, simplemente una fragmento de tu propia vida que pasa frente a tus ojos y que tienes la total seguridad de que nadie más lo vio de la forma en que tu lo viste.

Este es el sello que tomo como inspiración para mis creaciones, es todo un ejercicio para poner en práctica. La conexión con la naturaleza, los animales, la vida. Miyazaki me inspira, porque me entrega más que un dibujo bien hecho o una secuencia de animación bien ejecutada, me entrega una experiencia que en el día a día a veces dejo pasar, pero en el fondo quiero vivirla y sobre todo compartirla. “Las relaciones humanas no son lo único interesante; todos los elementos del mundo encierran belleza: el paisaje, el clima, el tiempo, la luz, la vegetación, el agua, el viento…” Miyazaki.

Share this post

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.